Chiquita pero nutritiva

La chía es una semilla comestible de la planta Salvia hispánica de la familia de la menta que crece en abundancia en el sur de México, extendiéndose su cultivo a muchas otras partes del mundo como a Australia, actualmente uno de los principales productores. A pesar de la reciente popularidad, las pequeñas semillas negras y blancas fueron un componente principal de las dietas aztecas y mayas en la época precolombina y fueron la ración básica de supervivencia de los guerreros aztecas.

En los últimos años es cuando ha comenzado a popularizarse, y ahora es consumido por millones de personas en todo el mundo que quieren cuidar su salud.

Y afortunadamente es un alimento fácil de incorporar a nuestra dieta. Como beneficio adicional, las semillas de chía pueden ser consumidas enteras o molidas, mientras que otras semillas tienen que ser molidas antes de su consumo para beneficiarnos de todos los beneficios que tienen para la salud.

Beneficios:

Las semillas de chía están llenas de nutrientes que pueden tener importantes beneficios para nuestro cuerpo y cerebro. Estos son los más importantes beneficios que puedes recibir de este gran alimento:

  • Regula los niveles de azúcar en la sangre: retardando el proceso por el cual las enzimas digestivas descomponen los hidratos de carbono y las convierten en azúcar. Al equilibrar el azúcar en la sangre, no sólo reducimos el riesgo de diabetes tipo 2, también garantizamos una energía constante durante todo el día y regular por tanto la hormona insulina.
  • Calman el dolor de las articulaciones: Las semillas de chía son tus aliadas.Sus aceites Omega 3, magnesio y calcio, son de buena ayuda ya que proporcionan propiedades antiinflamatorias, por lo que si tomas chía diariamente notarás que se reduce notablemente el dolor de tus articulaciones.
  • Favorece la regularidad intestinal: gracias a la fibra soluble que contienen, disolviendo y eliminando basura acumulada en los intestinos. Muchas personas encuentran que sus heces también se vuelven más regulares. La fibra soluble y el revestimiento de gel de la semilla mantiene el colon hidratado y asegura el movimiento fácil de los alimentos.
  • Depurativas y antioxidantes: Las semillas de chía ayudan a eliminar líquidos y toxinas, previenen la oxidación celular y benefician a otras tantas funciones que nos mantienen bien por dentro y hacen que se note por fuera.
  • Ayuda en la pérdida de peso: las semillas y su acción gelificante única mantiene la sensación de saciedad durante horas.
  • Generan un aporte extra de energía: Si estás buscando una solución para mantenerte activa desde por la mañana o para aguantar más en el dìa, las semillas de chía están hechas para ti. Contienen el doble de potasio que el plátano y dos veces más la cantidad de proteínas que cualquier verdura.
  •  Hidratan: ¿Eres de aquellas personas que no suelen consumir demasiados líquidos durante el día? Quizás se deba a que te olvidas, o a que no te gusta mucho beber agua. En ese caso, no dudes en consumir semillas de chía, ya que sirven para mantener la hidratación corporal.
  • Aportan:  Vitamina AVitamina E que es excelente para pulmones, corazón o piel, Vitamina C muy bueno para prevenir los resfriados, potasio, hierro y calcio
  • Aumenta la masa muscular. Su alto contenido en proteínas y fibra, hace que después del ejercicio se regenere los tejidos más rápido y que aumente la masa muscular.

About the Author: