La decadencia de nuesto cuero por la mala información de los alimentos, el ejercicio y las dietas

Home/alimentacion, alimentos integrales, azúcar, baja de peso, carbohidratos, comida basura, diabetes, dietas, ejercicio, energia, enfermedades, grasas, metabolismo, natural, obesidad, salud, triglicéridos, vitaminas/La decadencia de nuesto cuero por la mala información de los alimentos, el ejercicio y las dietas

La decadencia de nuesto cuero por la mala información de los alimentos, el ejercicio y las dietas

Cuando se trata de perder peso, hay miles de consejos y recetas por ahí. El problema es que la mayoría de ellas es terrible, obsoleta y científicamente poco comprobables y por ende creíbles. Y si usted lo cree, podría estar recibiendo mala información, consejos y sobre todo una mala alimentación. Así que echemos un vistazo a las mentiras de comida que te mantienen enfermo y consumiendo grasa.

# 1: “Todas las calorías son iguales”

Cuando entré en una clase de octavo grado recientemente, le pregunté si ellos veían una diferencia entre 1.000 calorías de brócoli y 1000 calorías de soda. ¿Sabes lo que escuché? Un unánime ¡NO!

La idea de que, siempre y cuando quememos más calorías de las que consumimos, vamos a perder peso es simplemente errónea. La mentira es que la pérdida de peso tiene que ver con el balance de energía o calorías. Sólo comer menos y hacer más ejercicio es la mentira que escuchamos de la industria alimentaria y los organismos gubernamentales. Todo es cuestión de moderación.

La verdad es que hay calorías buenas y malas. Y eso es porque es más que un simple problema matemático.

Cuando comemos, nuestra comida interactúa con nuestra biología, que es un sistema adaptativo complejo que transforma al instante cada bocado. Cada bocado afecta a las hormonas, la química cerebral y el metabolismo. Las calorías de azúcar causan la acumulación de grasa. Las proteínas y grasas causan calorías que promueven la quema de grasa.

Lo que nos interesa saber es la calidad de las calorías y entonces se estará preguntando ¿Cuáles son las calorías de alta calidad? Los alimentos integrales. Proteínas de buena calidad: productos de animales alimentados con pasto (no de fábrica de cría), huevos orgánicos, pollo, pescado pequeño, frutos secos y semillas. Los buenos carbohidratos: los vegetales de colores vibrantes, más brillante es la mejor. Las frutas como bayas silvestres, las manzanas y los kiwis. Y súper alimentos como la chía. Y las buenas grasas como el aguacate, el aceite de oliva extra virgen, nueces y semillas, mantequilla de coco y grasas como el omega-3 del pescado.

# 2: No bajar de peso demasiado rápido, si usted lo hace de golpe no tardará mucho tiempo en ganarlo de vuelta.

 Lo conveniente es que la pérdida de peso sea:

  • lento y constante.
  • No hay soluciones rápidas.
  • No pierda más medio kilogramo por semana.

Los estudios demuestran que perder peso de golpe no es lo más conveniente, ya que si reinicia su metabolismo con una desintoxicación rápida de azúcar, comida y basura, el proceso de restablecimiento de sus hormonas y química de su cerebro, le será difícil sostener los cambios efectuados (quema de grasa rápida).

La clave es utilizar una estrategia sana y sostenible para la pérdida de peso que equilibra las hormonas, la química del cerebro y no te ponen en una encrucijada de matarte de hambre y lucir bien. Tener una estrategia permite que usted pierda el peso que desea y no se deba preocupar por el llamado rebote.

# 3: Todo lo que necesitas es la Fuerza de Voluntad

Esta es una de las mentiras más insidiosas empujados por la industria alimentaria y el gobierno.

Su mentira es: comer menos, hacer más ejercicio.

Si intenta controlar su apetito con la fuerza de voluntad, va a fracasar. Tenemos el control voluntario de corto plazo y podemos morir de hambre, pero luego nuestros cuerpos compensamos al desacelerar el metabolismo y aumentar drásticamente el apetito. Es insostenible. No está diseñado para lograr eso.

Cuando sus papilas gustativas, la química del cerebro, las hormonas y el metabolismo han sido dañados por el azúcar y alimentos procesados, la fuerza de voluntad por sí sola no lo hará. Hay que restablecer de forma natural de la química de su cerebro y las hormonas que su cuerpo irá automáticamente regulando y los antojos desaparecen y el hambre estará en equilibrio.

Cuando su metabolismo ha sido secuestrado necesita ser desintoxicación del poder adictivo de la azúcar y la harina y reemplazarlos con alimentos reales de alta calidad. Eso permitirá el apetito y el peso para regular automáticamente sin fuerza de voluntad.

 # 4: refresco de dieta es mejor que el refresco regular

En un estudio que se realizo durante 14 años con más de 66.000 mujeres, los investigadores encontraron que los refrescos de dieta en realidad plantean el riesgo de diabetes más que los refrescos regulares. Un refresco de dieta aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 mientras que un gran refresco de regular no lleva tanto riesgo aumenta el riesgo.

La verdad es que la soda de dieta disminuye su metabolismo, te hace hambre de azúcar y carbohidratos y paquetes de grasa en el vientre.

Manténgase alejado de todos los edulcorantes artificiales, incluso los naturales. Sólo tiene que añadir un poco de azúcar real para su café si lo desea. El problema no radica en consumir la azúcar natural y en bajas cantidades y que esta se agregue a su dieta, más bien las empresas alimentarias nos hacen creer que debemos consumir todo tan endulzado o un endulzado en “bajas calorías”

# 5 Los alimentos con etiquetas bajos en grasa o de grano entero son buenas para usted.

La locura de bajo contenido de grasa de los últimos 30 años ha sido paralelo al dramático aumento de la obesidad y la diabetes tipo 2. Cuando las compañías de alimentos tomaron la grasa de los productos fue reemplazada con azúcar. Y en esos 30 años, nuestro consumo de azúcar se ha duplicado. La grasa en realidad hace que usted se sienta satisfecho, frenando el apetito y en una revisión de toda la investigación sobre la grasa y el peso se encontró que la grasa no engorda.

La última palabra de moda de la salud es “grano entero”. Las compañías de alimentos añaden unos pocos copos de grano entero a los alimentos procesados ??y tratan de convencernos de su salud.

La mayoría de los cereales son el 75% de azúcar, incluso con un poco de grano entero. Ellos no deben ser llamados el desayuno, deben ser llamados postre. Y si estamos alimentando de cereal azucarado a nuestros niños para el desayuno, debemos ponernos a pensar ¿Qué estamos haciendo? nada bueno para ellos. De hecho, los estamos mantando.

Mi regla básica para la comida: si tiene alguna declaración de propiedades saludables en la etiqueta, es probable que sea malo para usted.

# 6: Es todo sobre Genética

Usted puede pensar que si su mamá es gorda y su abuela es gorda, por eso usted es gorda (o) que dibujó la tarjeta de la gordura o la tarjeta de la diabetes en la lotería genética.

La verdad es que hay 32 genes asociados con la obesidad en la población general y sólo representan el nueve por ciento de los casos de obesidad.

Además, nuestros genes sólo cambian dos por ciento cada 20.000 años. Y para el 2050 se proyecta que más de un 50 por ciento de los estadounidenses serán obesos (ahora es alrededor del 35%). Nuestros genes no cambian tan rápido. Lo que cambió es que fuimos a comer cerca de 4.5 kg de azúcar por persona y eso multiplicado en un año nos da como resultado 1642.5 Kg de azúcar.

La verdad es que la obesidad es causada por todo tipo de factores, pero el más pequeño de ellos es la genética.

# 6: Comer grasa te hace gorda

¡La grasa no es una palabra de 4 letras! Comer grasa no sólo no hará que NO estés gordo, ya que es fundamental para la salud y pérdida de peso. Los estudios que comparan una dieta alta en grasas con una idéntica a una dieta alta en azúcar tenían totalmente diferentes efectos sobre el metabolismo. La dieta de grasa superior hizo que la gente quemará 300 calorías adicionales al día. Ese es el equivalente a correr durante una hora sin hacer ningún tipo de ejercicio.

Las grasas adecuadas son en realidad el combustible preferido para nuestras células, especialmente los llamados triglicéridos de cadena media que provienen de los alimentos como la mantequilla de coco. Sí, es necesario que se mantenga alejado de las grasas trans, pero las grasas buenas como el aceite de oliva extra virgen, mantequilla de coco, aguacate, nueces, semillas y mantequillas de frutos secos nos ayudan a mantenernos llenos y lubricar las ruedas de nuestro metabolismo.

Así que, ¡no tengas miedo de consumir grasa!

# 7: La leche es el alimento perfecto de la naturaleza

¡La leche es el alimento perfecto de la naturaleza sólo si usted es un becerro!

Para muchas personas, los productos lácteos causan inflamación, alergias, congestión, goteo nasal, sinusitis, asma, acné e intestino irritable. También puede aumentar el riesgo de fracturas óseas y la osteoporosis, aumenta el riesgo de diabetes tipo 1 y l 2 y la causa de ciertos tipos de cánceres.

# 8: Usted tiene que morir de hambre para bajar de peso

¡Usted no tiene que pasar hambre para bajar de peso! Hay que dejar que su cuerpo de forma natural regule la perdida de las calorías, ¿cómo? Ayudándole a comer los alimentos adecuados.

De hecho, es posible equilibrar sus hormonas e insulina por el consumo de la combinación correcta de proteínas, grasas saludables, los carbohidratos correctos (de bajo índice glucémico) y fitonutrientes, ahora lo sabe puede bajar de peso sin pasar hambre.

# 9: El ejercicio es la clave para la pérdida de peso

Si usted piensa que puede ejercer su camino a la pérdida de peso con hacer solo ejercicio, temo decir que está en una gran mentira. Basándose únicamente en el ejercicio para bajar de peso sin cambiar su dieta está encaminando al fracaso. Usted puede cambiar su dieta y perder peso, pero si se hace ejercicio y cambia su dieta, puede ganar algo de músculo, mejorar la resistencia, y ser más saludable en general.

Recuerde, si usted consume un refresco hay que caminar seis kilómetros y medio para quemar las calorías. Si usted consume una gran cantidad de comida rápida, tienes que correr seis kilómetros y medio al día durante una semana entera para quemar las calorías.

Ahora que ya lo sabes, puedes seguir creyendo todos esos mitos o puedes empezar a tener un gran balance en tu vida, recuerda que también las vitaminas tales como la vitamina C o la B contribuyen a que estés con una mayor energía, así como los minerales, que muchas veces ya no se pueden encontrar en los alimentos.

About the Author: