Síndrome del escape intestinal (leaky Gut Syndrom) provoca muchas enfermedades comunes de lo que uno pensaría

Home/alergias, alimentacion, baja de peso, desintoxicación, diabetes, dietas, enfermedades, estomago, fatiga cronica, flora intestinal, intestino, lactobasilos, salud, vitaminas/Síndrome del escape intestinal (leaky Gut Syndrom) provoca muchas enfermedades comunes de lo que uno pensaría

Síndrome del escape intestinal (leaky Gut Syndrom) provoca muchas enfermedades comunes de lo que uno pensaría

El síndrome de escape intestinal (leaky Gut syndrom) es una enfermedad de crecimiento rápido y que más y más personas luchan a diario.

Esta enfermedad puede ser la causa de sus alergias, la baja energía, dolor de articulaciones, enfermedades autoinmunes y aumento de peso. En este artículo destacaré especialmente cómo puede curar su fuga intestinal.

 

Piense en el tejido de revestimiento de su tracto digestivo como una red con agujeros extremadamente pequeños que sólo permite pasar determinadas sustancias. El recubrimiento de sus intestinos funciona como una barrera impidiendo el paso a partículas más grandes que puedan dañar el sistema.

 

Cuando alguien tiene escapes digestivos (a menudo denominado como el aumento de la permeabilidad intestinal) la “red” en su tracto digestivo se daña, incluso causa que se desarrollen agujeros más grandes en su red, de tal manera que las cosas que normalmente no podían pasar a través, ahora sí son capaces. Algunas de las cosas que ahora pueden pasar a través incluyen proteínas como el gluten, bacterias malas y partículas de alimentos sin digerir. Los desechos tóxicos también pueden tener escapes desde el interior de su pared intestinal al torrente sanguíneo causando una reacción inmune.

 

Esto provoca a que presente inflamación en todo su suma y pueda causar síntomas, tales como:

  • Hinchazón
  • Sensibilidades a alimentos
  • Enfermedades tiroideas
  • Fatiga
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolores de cabeza
  • Problemas de piel como rosácea y acné
  • Problemas Digestivos
  • Aumento de peso

 

Uno de los mayores signos de advertencia que puede producirse por el síndrome de fugas digestivas (leaky gut syndrom) puede ser el experimentar múltiples sensibilidades a alimentos, alergias, intolerancias etc. Las proteínas parcialmente digeridas y la grasa pueden filtrarse a través de su revestimiento intestinal haciéndose camino en el torrente sanguíneo lo que puede causar una reacción alérgica.

Esta respuesta alérgica no significa que usted va a sufrir una erupción cutánea por todo el cuerpo, sino que puede llevarle a uno de los síntomas que se mencionaron anteriormente. Y, si no se repara puede producirle mayores problemas de salud como una enfermedad inflamatoria intestinal, colon irritable, artritis, eczema, psoriasis, depresión, ansiedad, migrañas, dolores musculares, fatiga crónica, mala absorción de nutrientes como minerales y vitaminas principalmente las del complejo B que son la base de la energía de la célula.

Algunas de las posibles causas de este padecimiento pueden ser:

 

La primera acción a realizar para recuperar el escape intestinal es el recuperar el balance de la flora intestinal comenzando con una suplementación de probioticos con prebióticos y una alimentación dirigida a la recuperación del intestino con alimentos alcalinos como por ejemplo verduras crudas y los búlgaros por mencionar algunos. Evitar a toda costa los alimentos que dañan al intestino como el azúcar, los granos, lácteos.

 

References:

 

Pike, M. G.; Heddle, R. J.; Boulton, P.; Turner, M. W.; Atherton, D. J. (1986). “Increased Intestinal Permeability in Atopic Eczema”. Journal of Investigative Dermatology 86 (2): 101–104.

 

Z Liu, N Li, J Neu (2005) ‘Tight junctions, leaky intestines, and pediatric diseases’, Acta Paediatrica , 94(4), pp. 386-393.

 

Maes M, Leunis JC (2008) ‘Normalization of leaky gut in chronic fatigue síndrome (CFS) is accompanied vi a clínica improvement: effects of age, duration of illness and the translocation of LPS from gram-negative bacteria’, Journal of Neuro Endocrinology, 29(6), pp. 902-10.

 

 

About the Author: