Sistema Circulatorio

El corazón y el aparato circulatorio (también llamado aparato cardiovascular) forman una red que envía sangre a todos los tejidos del organismo. Con cada latido del corazón, la sangre es enviada a todo el organismo, transportando oxígeno y nutrientes a todas las células.
Cada día, 2.000 galones (7,571 litros) de sangre viajan a través de aproximadamente 60.000 millas (96.560 kilómetros) de vasos sanguíneos que se ramifican y entrecruzan, enlazando las células de nuestros órganos y partes del cuerpo. Desde el laborioso corazón hasta nuestras arterias más gruesas y los capilares tan finos que sólo pueden verse a través de un microscopio, el aparato cardiovascular es la línea vital de nuestro cuerpo.

¿En qué consiste el aparato circulatorio?
El aparato circulatorio está compuesto por el corazón y los vasos sanguíneos, que incluyen arterias, venas y capilares. Nuestro organismo tiene dos aparatos circulatorios: La circulación pulmonar es un circuito corto del corazón a los pulmones y viceversa y la circulación sistémica (el sistema al que solemos considerar el aparato circulatorio), que envía sangre del corazón a todas las demás partes de nuestro cuerpo y viceversa.
El corazón es el órgano clave del aparato circulatorio. La función principal de esta bomba muscular hueca es impulsar la sangre a través del cuerpo. Suele latir de 60 a 100 veces por minuto, pero puede latir mucho más rápido cuando es necesario. Late unas 100.000 veces por día, más de 30 millones de veces por año y unas 2,5 mil millones de veces en una vida de 70 años.
El corazón recibe mensajes del cuerpo que le informa cuándo bombear más o menos sangre, dependiendo de las necesidades de una persona. Cuando estamos durmiendo, bombea lo suficiente para proporcionar las menores cantidades de oxígeno requeridas por nuestro cuerpo en reposo. Cuando estamos realizando ejercicios o tenemos miedo, el corazón bombea más rápido para obtener más oxígeno para nuestros cuerpos

Los beneficios de una Buena nutrición para el sistema cardiovascular.

La importancia de integrar hábitos y una alimentación balanceada, es que no protege contra diversas enfermedades y agentes patogenos que afectan nuestra salud; nutrir nuestro Corazón y nuestras venas y arterias es de suma importancia, ya que nuestro sistema cardiovascular, es uno de los principales reguladores de presión, temperatura, en el se transportan todos los nutrientes para alimentar a las diversas células del organismo y nos ayuda a eliminar los productos de desechos del metabolismo de nuestro cuerpo (lo que le cuerpo no necesita), y nos ayuda en el transporte de oxigeno.

Los alimentos cardiovasculares son alimentos beneficiosos para proteger y cuidar el sistema cardiovascular, ayudando a disminuir los niveles altos de grasas en sangre(colesterol y triglicéridos) y mantener la presión arteria en parámetros normales, nos ayuda a oxigenar todas las células de cuerpo, evitando así la aparición de las enfermedades cardiovasculares, no hay duda que resulta fundamental el seguimiento de una nutrición sana.

Alimentación y sus beneficiosa para el sistema cardiovascular
•Verduras de color verde, hortalizas y frutas rojos: son alimentos naturales que ayudan a disminuir el riesgo cardiovascular, gracias a que contienen nutrientes beneficiosos en caso de colesterol o tensión arterial. El aguacate es rico en grasas saludables y protectoras, mientras que los ajos son capaces de disminuir el colesterol.
• Pescados azules: los pescados azules son ricos en ácidos grasos omega 3 y 6, que ayudan a mantener una buena salud cardiovascular. Destacan por ejemplo el salmón, atún o caballa. Y lo aconsejable es consumir pescado azul tres o cuatro veces por semana.
•Frutos secos: son unos reconocidos alimentos cardiosaludables, destacando sobretodo las nueces y las almendras.
•Chocolate negro: ¿quién dijo que para disfrutar de una buena salud cardiovascular no es posible disfrutar de un delicioso trozo de chocolate negro? De hecho ocurre todo lo contrario: es especialmente rico en flavonoides con efectos antioxidantes.
Tés: destaca el té verde, una bebida rica en antioxidantes protectores y cardiosaludables.

About the Author: