El kelp es una variedad de alga marina que se puede comer cruda, aunque se suele utilizar seca, granulado o pulverizada. También se encentra en forma líquida, y se le puede agregar al agua de tomar. El kelp granulado o pulverizado se utiliza para realzar el sabor de los alimentos y como sustitutivo de la sal. Si el sabor no le agrada, puede consumirlo en tableta.

El kelp es una rica fuente de vitaminas (especialmente vitaminas B), minerales y micro elementos importantes.  Se sabe que es muy beneficioso para el tejido cerebral, las membranas que cubren el cerebro, los nervios sensoriales, la medula espinal, las uñas y los vasos sanguíneos. Por su contenido de yodo se utiliza para tratar problemas tiroideos, y es provechoso para trastornos tan variados como la caída del cabello, la obesidad y las ulceras. El kelp protege contra los efectos de la radiación y ablanda las heces. Se recomienda como suplemento dietético diario, especialmente para las personas que presentan deficiencia de minerales.

 

Phyllis A. Balch. (2000). Suplementos alimenticios naturales. En Recetas nutritivas que curan(60). New York: AVERY.