Tantos beneficios, en una semilla tan pequeña y al alcance de todos los bolsillos.

Tantos beneficios, en una semilla tan pequeña y al alcance de todos los bolsillos.

Amaranto etimológicamente , es de origen griego bajo la denominación “?????????” (amarantos) y del latín “amarantus” que quiere decir la flor que no se marchita y se define como planta herbácea de tallo grueso, verde y ramoso, hojas alternas, de forma aovada, flores purpúreas, dispuestas en espigas densas colgantes alrededor de otra más larga y fruto con muchas semillas negras y brillantes; son un género de hierbas pertenecientes a la familia Amaranthaceae.
El amaranto fue una planta de alta consideración en los pueblos precolombinos. Existen muestras arqueológicas de granos de amaranto hallados en Tehuacán, Puebla, indican que probablemente se originó en América Central y del Sur. Los mayas quizás fueron los primeros en usar el amaranto, “xtes”, como cultivo de alto rendimiento, apreciando especialmente su valor alimenticio. El amaranto era, por lo tanto, un alimento de gran consumo y altamente apreciado. A la vez, los indígenas le atribuían propiedades vigorizantes, afrodisíacas y hasta esotéricas, considerándolo una semilla sagrada, la cual utilizaban en los rituales de sus ceremonias religiosas politeístas.
En la actualidad se sigue consumiendo por su alto valor nutricional y además es Importante saber que contiene una gran cantidad de proteínas, hierro y calcio, además de su alto contenido de fibra, el amaranto ayuda en la prevención de la diabetes y la obesidad.
Ahora es bueno saber que el amaranto no solo es un buen alimento, rico y sano, es hora de conocer sus propiedades nutritivas.
¿Sabías qué? El amaranto posee:
• Gran contenido de minerales y vitaminas naturales: A, B, C, B1, B2, B3
• Fuente de ácido fólico
• Proporciona niacina, calcio, hierro y fósforo
• Contiene aminoácidos como la lisina
Además se recomienda el consumo de la misma para tratar afecciones como la osteoporosis, cáncer de colon, hipertensión arterial, estreñimiento, insuficiencia renal crónica, insuficiencia hepática y encefalopatía hepática.
Como dato curioso del amaranto es que los nutrimentos se encuentran en toda la semilla, por lo que se recomienda su aprovechamiento total, además que entre 50 y 80% de la planta es comestible.
Y que esta semilla contiene más del doble de proteína que el arroz, 80% más que el trigo y el triple de aminoácidos que el maíz. Y si aún no te convencías de todas la propiedades y beneficios ya mencionados, pues te decimos que el amaranto ayuda en el equilibrio de minerales como calcio, fósforo y magnesio, lo cuales nutren y mantienen en óptimo estado al cerebro, mientras que su aporte de sodio, potasio, zinc, cobre, magnesio, níquel y hierro colabora en el funcionamiento del sistema nervioso central.

About the Author: