Grasas trans no son seguras: Harvard.

Home/Ganancias/Grasas trans no son seguras: Harvard.

Grasas trans no son seguras: Harvard.

Las grasas trans, eran vistas como aditivos inofensivos que se utilizan en todo, desde pastelillos hasta papas a la francesa, pero finalmente está consiguiendo la reputación que se merece: malo para la salud.

Durante años, la FDA ha etiquetado las grasas trans como “generalmente reconocidas como seguras”, término que se aplica a las sustancias añadidas a los alimentos que los expertos consideran seguros, y así se puede utilizar sin pruebas o aprobación.

La FDA propuso la eliminación de las grasas trans de la lista generalmente reconocidos como seguros, un paso que podría eliminarlas en el suministro de alimentos de Estados Unidos.

La decisión es como una victoria para el médico Walter Willett y sus colegas de la Escuela de Salud Pública de Harvard, que han puesto de relieve durante mucho tiempo los daños a la salud de las grasas trans.

La investigación sobre los peligros para la salud de las grasas trans se remonta cuatro décadas. En el libro de 2001, comer, beber y vivir saludable, el doctor Willett escribe que “sólo un tipo de grasa en la dieta es peor para ti que las grasas saturadas trans, cada vez más comunes.”

Desde entonces, las comunidades desde Tiburón, en California hasta la ciudad de Nueva York prohibieron el uso de las grasas trans. Muchas empresas ya han eliminado las grasas trans de sus productos. La propuesta de la FDA, podría acelerar este proceso.

¿Por qué el alboroto?

Las grasas trans son un tipo de grasa insaturada. Piense en ellos como los primos malvados de las saludables grasas omega-3 en el pescado, semillas de lino y las nueces.

Érase una vez, las únicas fuentes de grasas trans eran bacterias que viven en la panza de los rumiantes. Como resultado, la carne de vaca, cordero, búfalo, ciervo, y los productos lácteos tienen pequeñas cantidades de grasas trans.

Sin embargo, al final del siglo XX, estaban por todas partes, gracias al ingenio de los químicos de principios de este siglo que descubrieron que podían convertir un aceite vegetal líquido en un sólido o semisólido. Los aceites parcialmente hidrogenados no se estropean o se vuelven rancias la misma facilidad que las grasas no hidrogenadas y pueden resistir el calentamiento y sin descomponerse.

Esas características hacen a las grasas trans como un caballo de batalla de la industria alimentaria. La FDA ha estimado que a finales de 1990, 95% de las galletas preparadas, 100% de las galletas, y 80% de los productos de congelados contienen grasas trans. Aceites para freír utilizados en restaurantes también eran ricos en ellas.

El problema para nosotros es que las grasas trans son perjudiciales para el corazón y el resto del cuerpo. Comerlas aumenta el colesterol LDL (colesterol malo), muy perjudicial para las arterias.

Las grasas trans tienen efectos poco saludables sobre los triglicéridos; hacen que las plaquetas sean más pegajosas de lo habitual y por lo tanto más propensas a formar coágulos que obstruyen las arterias en el corazón, el cerebro y otras partes; fomentan la inflamación, que desempeña un papel clave en el desarrollo de enfermedades del corazón, derrames cerebrales y diabetes.

En el estudio publicado en el New England Journal of Medicine, los investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard estiman que la eliminación de las grasas trans de la oferta de alimentos de EU evitaría entre 72 mil y 228 mil ataques al corazón anualmente.

La propuesta de la FDA para reclasificar las grasas trans es una medida que debe tener poco impacto en lo que comemos, ya que las compañías de alimentos han encontrado con éxito alternativas saludables. Sin embargo, podría tener un impacto beneficioso sobre nuestra salud. Y tú, ¿cuántos productos comes con grasas trans?

By | 2014-06-18T18:42:48+00:00 junio 18th, 2014|Ganancias|0 Comments

About the Author: