Las propiedades más conocidas de la hierbabuena son las aromáticas y gastronómicas. No obstante, esta planta tiene una gran cantidad de beneficios medicinales que han sido aprovechados desde hace siglos.

En el extracto de sus hojas se encuentran distintos compuestos químicos naturales que tienen efectos importantes para nuestro organismo. Es una planta de fácil cultivo y de origen europeo, asiático y africano que ha sido utilizada desde hace varios siglos, especialmente por sus propiedades medicinales.

Se trata, además, de una planta que con facilidad puede ser adquirida y añadida a la dieta diaria. Entre los nutrientes y minerales que contiene se encuentran fibra, vitamina A, magnesio, hierro y folato.

Beneficios:

  • Digestión: La hierbabuena es más famosa por su uso en el alivio de problemas estomacales, la hierbabuena puede ayudar a los trastornos del sistema digestivo incluyendo gases, distensión abdominal y náuseas, indigestión y cólicos. Los estudios han demostrado que la hierbabuena es incluso efectiva para aliviar el síndrome del intestino irritable.
  • Dolor: La hierbabuena, especialmente utilizada en forma de aceite, presenta efectos antiinflamatorios y analgésicos que inhiben los receptores del dolor, siendo muy usada para dolores de cabeza, musculares o articulares, ayudando en el tratamiento de pacientes con osteoartritis.
  • Antioxidante: Ayuda a regular el proceso de oxidación celular, debido a las sustancias bioactivas que presentes en las hojas de la menta. Esta acción antioxidante permite a su vez prevenir procesos de inflamación y, en una toma regular combinada con otros estilos de vida saludables, puede ayudar a prevenir enfermedades degenerativas crónicas (como diabetes y las cardiovasculares).
  • Mal aliento: Dado a que la hierbabuena es también antibacteriana y antimicrobiana, masticar hojas de hierbabuena o enjuagarse con un enjuague bucal a base de esta planta puede mantener a raya el mal aliento y prevenir problemas de higiene dental causadas por un exceso de bacterias en la boca.
  • Equilibra las hormonas en las mujeres: Algunos estudios realizados indican que el consumo de hierbabuena en forma de té podría ayudar a las mujeres que sufren de alteraciones hormonales, como sucede en el síndrome de ovario poliquístico que genera hirsutismo, que es el crecimiento del vello excesivo y grueso similar a los hombres, ya que actúa mejorando los niveles de las hormonas femeninas y disminuyendo los niveles de andrógenos.
  • Antibacterial: La menta ha mostrado distintos modos de acción en las bacterias y células eucariotas, exhibiendo distintas propiedades bactericidas. Esto puede ser debido a la presencia de componentes fenólicos que actúan como prooxidantes, lo que contrarresta la actividad de las bacterias. Además, uno de los efectos de las hojas de menta ha sido modular la actividad del sistema inmune, por lo que se le ha relacionado con efecto antiparasitario
  • Mejorar la memoria y estado de ánimo: La hierba buena contiene grandes cantidades de compuestos fenólicos que pueden ser beneficiosos para la salud cognitiva y psicológica. En un estudio donde se administró el extracto de menta con dosis de 900 mg por día, se pudo comprobar que las personas aumentaron la memoria y  la capacidad mental, además de mejorar el estado de ánimo
  • Aumenta la relajación: Esta planta contiene mentol con propiedades relajantes y sedantes que ayudan a aliviar el estrés mental, ansiedad y a mejorar la calidad del sueño, ya que interactúa con receptores del ácido gamma amino butírico (GABA) del cerebro, un neurotransmisor que interviene en la disminución de la actividad del sistema nervioso.
  • Expectorante natural: La hierba buena muy bien cuando tenemos congestión, resfriados u otras enfermedades respiratorias de las las vías superiores. Estimula la salida de la flema, reduciendo la extensión de los senos nasales y aliviando con un toque de frescor la salida y entrada de aire al organismo.
  • Contra la diabetes: En el caso del uso de la hierba buena para la diabetes, si bien no baja los niveles de glucemia en sangre sí los lípidos dañinos que se quedan circulando en el torrente sanguíneo. Un flujo sanguíneo estable y sin grasas, es una vacuna completa para prevenir las diabetes de tipo II, la más común.
  • Combate el acné: Al aplicar esta planta en la superficie de la piel, permite reducir considerablemente el acné. Pues entre las propiedades de la Mentha Spicata, hay principios antisépticos y antiinflamatorios que permiten minimizar las erupciones y el enrojecimiento de la piel.