El mango es una fruta versátil, su ingesta diaria puede ayudar a prevenir cáncer de seno, de la sangre (leucemia), de próstata y de colon, combate la sequedad ocular, ayuda a la absorción de hierro, la formación de glóbulos rojos, colágeno, dientes y huesos.

Es sobre todo una fruta con un gran poder antioxidante, pues posee cantidades significativas de los 3 nutrientes anti radicales libres más importantes: vitaminas C y E y betacaroteno (provitamina A). En cuanto a su contenido mineral, destacan las proporciones de magnesio potasio

Beneficios:

  • Mejora la vista: Uno de los principales beneficios que aporta el mango es que favorece la vista, gracias a la concentración en vitamina A. Es una de las frutas que más concentración de esta vitamina tiene. El consumo de mango de manera regular contribuye a reducir, e incluso eliminar, problemas como la ceguera nocturna, picor o irritación en los ojos, etc.
  • Protege la piel y las mucosas: Por su contenido en betacaroteno es útil para proteger la piel, las mucosas, los ojos y el corazón frente a la acción de los radicales libres.
  • Protege la salud de la piel y del cabello: La vitamina A también es necesaria para el crecimiento de piel y cabello y para estimular la producción de sebo, que tiene la función de hidratar y lubricar el cabello. Asimismo, la vitamina C estimula la producción de colágeno, el componente estructural más importante de la piel y del cabello.
  • Mantiene huesos y músculos en forma: La combinación de magnesio y potasio hace que el mango esté indicado para mantener en buena forma el sistema músculo-esquelético (previene desde la osteoporosis a los calambres musculares).
  • Ayuda contra la diabetes: Algunos estudios apuntan que las hojas de mango consumidas en infusión ayudan a reducir los niveles de insulina en la sangre. Además, el índice glucémico del mango es bajo, con lo cual su consumo ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre.
  • Facilita el proceso digestivo: Gracias a las enzimas digestivas que poseen los mangos, le costará menos esfuerzo a tu aparato digestivo la descomposición de los alimentos facilitando así el proceso digestivo. Estas enzimas tienen la capacidad de reducir la sensación de ardor que puede aparecer después de algunas comidas.

Además, gracias a su contenido en fibra y agua, ayudarán a tu organismo a ser más regular evitando así el estreñimiento.

  • Estimula las defensas: Los minerales y vitaminas antioxidantes, junto con los compuestos fenólicos, ayudan al sistema inmunitario a prevenir y luchar contra las enfermedades.
  • Beneficioso para la anemia: El mango es rico en hierro y contiene vitamina C y enzimas que favorecen la absorción del mismo, por lo tanto, su consumo es beneficioso para aquellas personas que padecen anemia o que necesitan incrementar el aporte de hierro, como las mujeres embarazadas o las que necesitan suavizar los efectos de la menopausia.
  • Ayuda a prevenir algunos tipos de cáncer: El mango es una gran fuente de antioxidantes, y cuando se consume con frecuencia, puede ayudar en la prevención de algunos tipos de cáncer, como el de mama, colon, próstata y leucemia.
  • Mejora la salud cardíaca: El mango tiene un alto contenido en vitamina C y fibra, por lo que resulta un buen aliado para reducir los niveles de colesterol malo, reduciendo así las posibilidades de sufrir un accidente cardiovascular. Además, gracias a su contenido en potasio, ayuda a regular el ritmo cardíaco y a mantener una buena presión arterial.
  • Combatir la gastritis: El mando posee mangiferina y benzofenona, dos compuestos bioactivos que ejercen un efecto protector sobre el estómago debido a su acción antioxidante, reduciendo el daño de sus células y disminuyendo la producción de ácido del estómago, por lo que podría ayudar a tratar enfermedades como la gastritis o una úlcera gástrica.